miércoles, 5 de marzo de 2014

BIOGRAFIAS

ANTONIO FERNANDEZ SANTILLANA. EL PIONERO.

Hace 105 años murió en accidente aereo Don Antonio Fernandez Santillana, constructor de aviones y considerado el primer piloto español.


Nace Don Antonio en Aranjuez (Madrid) el 2 de febrero de 1866, en el seno de una familia muy taurina pues tres de sus nueve hijos fueron picadores de renombre. Sin embargo Don Antonio, iniciaria su vida laboral como sastre.
El 15 de noviembre de 1890 fallece su padre Domingo Fernandez Revengano a los 61 años de edad y el 10 de agosto de 1894 su madre Josefa Santillana Romero a los 64 años de edad.
A estas alturas solo quedan en el domicilio familiar dos hermanos, Don Antonio, dedicado a la sastreria y la alta costura y Manuel pensando en dedicarse a la tauromaquia como sus hermanos.
Don Antonio decide marchar a Francia, estableciendose en Paris en la Rue Richenpanse buscando prosperar en la sastreria y la alta costura de señoras.

Casa natal de Don Antonio Fernandez Santillana

Su taller funciona bien y la vida le sonrie, conociendo a una joven francesa con la que contraera matrimonio, del cual naceran dos hijas.
Ante el éxito de su negocio se traslada a Niza para abrir una nueva sucursal y es aquí donde se apasionará por la aviación.
Vuelve a Paris con unas ideas muy claras con respecto a la aviación, lanzandose a la construcción de un aeroplano.
Para ello se ayuda de su amigo y mecánico Lefevre y personal de su sastreria. Su falta de conocimientos aeronauticos no son un impedimento, instalando a su aparato un motor Antoinette de 24 HP y una hélice Chauviere bipala.


Terminado el avión lo presentó en el Festival Aereo de Reims y en el Salón Aeronáutico de Paris de 1909 siendo todo un éxito. Por su aparato se interesa Pierre Levasseur el cual intenta adquirir la patente de fabricación.


Conseguida esta, fabrica dos ejemplares en 1910 que utilizará en su Escuela de Pilotaje.
Tras su rotundo éxito se instala en Niza donde modifica y perfecciona su aeroplano, instalandole un motor de 55 HP. Las pruebas son satisfactorias, animandole a inscribir su avión en el Gran premio del Mitin de Mónaco que disponia de un premio de 100.000 francos para el ganador.
Sin embargo la prueba es un fracaso clasificandose 35º y último.
Pero para Don Antonio la desilusión no era una opción y siguió volando su aparato.





Asi el 6 de diciembre de 1909 Don Antonio realiza unas pruebas en su biplano, al intentar tomar tierra, los cables del timón se rompen y se precipita contra el suelo.
Los técnicos que estudian los restos, informan que si hubiera tenido un equipo de mecánicos especializados en aviación le hubieran advertido del mal estado de algunas piezas.
Su fatal accidente es recogido en periódicos españoles y extranjeros.



Pero su colaborador y amigo Pablo Figueira es quien nos relata en primera persona el accidente:

«Al amanecer todos estábamos en nuestro puesto. El mecánico Louis Lefèvre y yo
ayudamos a Fernández en los preparativos de la ascensión, y bien pronto se elevó
rápidamente en su biplano, alcanzando una altura de 30 metros. El motor funcionaba
admirablemente y el aparato recorrió volando un trayecto de 300 metros,
después de lo cual, y al querer variar de dirección haciendo un recodo, el biplano
comenzó a retroceder con sobresaltos y estremecimientos muy irregulares,
hasta que, parándose de repente, cayó pesadamente al suelo.
La noticia es difundida por periódicos españoles y extranjeros. Así perecia el primer piloto español.

Calle dedicada en Niza a Don Antonio Fernandez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada